viernes, 9 de abril de 2010

El laberinto y la encrucijada (1)



El laberinto y la encrucijada (o laberinto de mazes) (1)
(Advanced Witchcraft: Go Deeper, Reach Further, Fly Higher, by Edain McCoy, pg 149)

Al principio puede que no haya estado expuesto a arquetipos del laberinto y las “encrucijadas”, y sus usos espirituales. A menos que haya pertenecido a un coven que gustaba usarlo, lo que significa que poseían una gran extensión de tierra donde trabajar y una garantía razonable de privacidad, es posible que no se le ha enseñado acerca de esta poderosa alineación, incluso después del año y un día de iniciación.

A través de su propia lectura y estudio podría aprender los conceptos espirituales del laberinto y de la encrucijada. Fuera o no parte de su Arte la práctica se determinó por la disponibilidad de terreno y si usted formó o no parte de un coven -o grupo de estudio- acostumbrados a usar estas construcciones para el ritual de estación y el crecimiento espiritual.

Una vez más, hay que tener en cuenta que es en la mente donde el cambio espiritual -todo cambia- se lleva a cabo en última instancia. El mundo que creemos ver no es más que un reflejo de lo que nuestra mente acepta.

Ningún estudiante de brujería necesita jamás estar limitado por el tiempo o el espacio en cualquier acto mágico o ritual. A través de los estados meditativos de conciencia, la meditación guiada, o proyección astral, el universo entero está nuestra disposición para explorar.

¡Viva la diferencia!

Hay una idea errónea de que el laberinto y la “encrucijada” son dos nombres para la misma estructura. Esto no es cierto. Un laberinto posee un camino en espiral que dirige tanto hacia el centro como fuera de él. Una encrucijada es más como un juego donde usted tiene que encontrar el camino correcto que lo dirija al centro y también a la salida. Un laberinto se puede caminar, mientras sus pensamientos permanecen en el propósito de su ritual. Una encrucijada tendrá muchos callejones sin salidas y pistas falsas que no lo llevará a donde quiera ir, y requerirá de su concentración y su instinto mágico para que pueda ser completado por usted.

En las prácticas de la brujería estas dos estructuras también tienen diferentes usos y significados. El laberinto es el más usado por los covens y grupos de estudio. Simbólicamente es el viaje en espiral dentro y fuera del otro mundo. Representa la creación, la muerte y el renacimiento, los ciclos de las estaciones, la ruta de acceso a lo divino, y el logro de la sabiduría. Su único camino lo conduce a lo que a primera vista parece un deambular sin rumbo, pero con el tiempo su fe lo dirige a su centro, donde puede ser encontrado su poder, usado y proyectado.

Una encrucijada tiene muchos caminos, pero sólo uno lleva al centro. Hay muchas entradas falsas, callejones sin salidas, y retrocesos que representan un camino equivocado hacia su meta espiritual. Puede ser comparado con escalar el árbol de la vida y encontrarse en una rama que pensaba que lo llevó a la cima, pero, una vez que se bajó de él, se dio cuenta que no era más que una atractiva rama con unas pocas sub-ramas útiles, sino que era sobre todo para exhibición.

Cuando el laberinto puede ser visto como el viaje en espiral de los muchos ciclos de la vida, la encrucijada se puede comparar con el viaje del héroe clásico, una mítica aventura con sus pruebas, enemigos y retos que sólo permite a los más osados alcanzar sus metas.


Construir un laberinto espiritual. Usos

De las dos estructuras, el laberinto es con mucho, la más antigua. El historiador griego Heródoto se refiere a los laberintos dentro de los templos sagrados y de las estructuras ya 2000 antes de Cristo. Incluso en el momento de su escritura, se estima que el laberinto había estado allí por cerca de trescientos años.

El más famoso de los laberintos antiguos era en Cnosos en Creta. En la mitología cretense, la diosa Ariadna, una deidad del inframundo y de la germinación, le dio a su amante Teseo un rollo de hilo para que pudiera encontrar la salida del laberinto del famoso rey Minos, que aprisionó al temido monstruo conocido como el Minotauro. Ariadna era adorada por las mujeres ampliamente en su nativa Creta y en Grecia, donde hacía pareja y era polarizada con el dios del vino y el hedonismo, Dionisio. Ariadna era una deidad creadora, asociada con el giro de la existencia de los hilos, con los cuales la vida se tejió.

La imagen del laberinto como un símbolo espiritual se extendió por toda Europa. Pinturas rupestres, marcas de tiza, muros de contención de piedra y otros elementos prueban la existencia del laberinto en la épocas antiguas. Las imágenes de ellos, o sus restos, se han encontrado en Egipto, Grecia, Francia, Inglaterra e Irlanda.

Los más interesantes son las que se encuentran en las iglesias y catedrales. Es bien sabido que el cristianismo se extendió por toda Europa mediante la adopción y adaptación de los festivales paganos y de los lugares sagrados. Ya en el 400 a. C. una iglesia en Argelia lucía un laberinto en su portal, y el sitio de peregrinación de la cristiandad en Irlanda, Glendalough, tenía un dibujo de un gran laberinto en una de las formaciones rocosas. Aunque tomado por los sacerdotes de la nueva religión, Glendalough y su santa y fueron una vez sagradas a la Madre Diosa Brighid.

El laberinto más famoso piso de laberinto en una iglesia es probablemente el gran laberinto interior de la Catedral de Chartres en Francia. Los visitantes de la iglesia a menudo a caminan el circuito hacia el centro. Muchos no tienen idea de lo que les inspira a hacer esto, o que son los poderes espirituales del laberinto. Sin embargo, la impronta genética está ahí, y nos sentimos atraídos hacia el centro de la espiral como nuestras almas se sienten atraídas hacia las deidades.

El centro del laberinto es una representación física del más allá, el reino donde el conocimiento es compartido y otorgado libremente como una recompensa para el valor de haber recorrido el largo y ondulado camino.

La ondulación misma imita la espiral de la creación. La espiral es sinónimo de energía creadora y regeneradora desde la antigüedad, y el ADN moderno, los hilos de la construcción de toda la vida, ha demostrado este antiguo instinto de idealizar la espiral como la partícula más infinitesimal de la vida. No es casualidad que las tradiciones feministas, como la Diánica, adoptó el ”labrys (2) como su emblema. Una comparación entre el hacha de doble filo y los patrones más comunes del laberinto muestran dos mitades circulares con dos caminos rectos que llevan hacia el centro, similar a la construcción del labrys.

Si usted o su coven desea hacer un laberinto, puede utilizar uno de los diseños clásicos, entre los que se representan aquí, o sentarse con una hoja de papel y con una mente abierta crear uno propio. Algunos laberintos tienen un camino que conduce casi en línea recta al centro antes de serpentear hacia afuera, dando vueltas alrededor, y luego tomar al viajero devuelta a otro camino recto hacia el centro. Otros serpentean lentamente hacia el centro, y otros han de viajar círculos en dos mitades, o incluso en cuatro trimestres, antes de encontrar el camino que conduce al centro.

El centro del laberinto representa el más allá. Puede ser un mundo inferior, mundo superior, mundo hadas, etc, dependiendo de la época del año o del deseo de la persona -o personas- que utilicen el mismo. Todos los que la utilicen en el mismo momento deben estar de acuerdo sobre el lugar en que están encaminados y el propósito de mantener la energía mental del grupo alejada del cuestionamiento de la energía nativa del laberinto, haciendo inútil su magia para todos.

Existían en Europa y África la creencia de que incluso si un laberinto no se construyó en un espacio natural de poder sobre el terreno, la construcción cuidadosa de un laberinto causaría un vórtice de energía para fortalecer poco a poco ese sitio. El uso sistemático del laberinto mejorará considerablemente estos poderes naturales de la tierra.

Su laberinto puede ser construido con un foso cavado en la tierra o ser delineado con piedras. Los que utilizan piedras son los más populares. Las tiendas de paisajismo y jardinería y los centros de mejoras para el hogar tienen una gran variedad de bloques atractivos, o puede buscar en su comunidad grandes rocas sueltas en la tierra sin usar.

Asegúrese de alinear las piedras lo suficientemente separadas para que el camino esté despejado para el caminante. Esto es especialmente importante si el ritual se realiza después de la puesta del sol.

Algunos grupos e individuos gustan de agregar velas cada pocos centímetros en todo el laberinto, o por lo menos en la entrada y en el medio. Extrema precaución es necesaria siempre que las velas se emplean en un laberinto. Las velas al aire libre deben ser protegidas o colocadas en frascos votivas, o sujeta con arena o alguna sustancia estable. Esto evitará la quema de ropa mientras su grupo pasa a través del laberinto. Sin embargo, la hierba seca puede encenderse simplemente con el calor, extendiendo las llamas rápidamente en todas direcciones. Mantenga en mente la seguridad en todo momento y, si encuentra que las velas no son prácticas, puede utilizar pequeñas linternas o otros artículos que operen con baterías.

Otra razón por la que se debe ser cuidadoso con las velas tiene que ver con la vestimenta del ritual. La mayoría de nosotros se sienten atraídos por túnicas que se arrastran a la tierra, o que tiene mangas largas y sueltas. El brujo con experiencia ya sabe los inconvenientes de este tipo de ropas, pero todavía nos atrae. [...] Caminar un laberinto con vela alineadas usando una túnica sería un desastre.

Si el espacio de la tierra es un problema, o necesita un laberinto portátil para trasladar a diferentes sitios de trabajo, se puede trazar un patrón en una hoja grande. Si no tiene espacio, puede utilizar un dibujo para entrar astralmente o a través de la visualización.

Asegúrese de tener en cuenta el significado espiritual del laberinto a medida que lo crea, tal como lo haría al crear o potenciar cualquier otro catalizador mágico.

El laberinto se puede utilizar para una variedad de propósitos, tales como:

- Durante una iniciación, el nuevo brujo debe recorrer el camino ya sea solo o con su maestro hacia el centro, donde el coven espera. Su entrada representa su voluntad de buscar y servir a las deidades, y su salida representa su renacimiento a una nueva vida como un brujo.

- Puede utilizarse en los equinoccios de la primavera o el otoño para imitar el viaje de ida y retorno del inframundo de la diosa de la regeneración.

- Utilizar el centro para realizar magia curativa y rituales. El vórtice de energía en el centro de un laberinto tiene la fama de ayudar en la curación de toda clase de enfermedades.

- Puede utilizarse para el ritual de atadura de manos o ceremonia pagana de matrimonio. La pareja debe entrar en el laberinto por separado, o con varios miembros del coven y sus invitados. La ceremonia se celebrará en el centro, donde habitan los dioses, para imitar el matrimonio sagrado de lo divino.

- Usarse en los solsticios en el verano y en el invierno como campo de batalla para el Rey Roble y el Rey Acebo. Ambos pueden entrar, pero sólo el vencedor de la estación debe salir hasta que el ritual se ha completado. El Rey Roble rige año menguante, desde junio hasta diciembre. [Para el hemisferio sur sería la inversa.]

- Puede utilizarse como un lugar para realizar el ritual de alguien que murió. Imagínese guiando al espíritu del recién fallecido hacia el más allá, diciéndole adiós, y luego salir sin el espíritu, que ahora conoce su camino al otro mundo, pero se lo deja libre para ir donde quiera.
Si usted es un solitario, o simplemente desea una experiencia más dramática del laberinto, todo lo que necesita es un dibujo del laberinto que ha memorizado en perfecto detalle. Dispóngase usted a entrar en un estado de meditación profunda y entrar al laberinto.

Dentro del universo de su mente no hay límite de lo que su laberinto puede ser. Usted puede entrar a través de una cueva y dirigirse en una espiral hacia abajo con cada círculo concéntrico. Usted puede colocarlo en una cima de la montaña y establecer el centro en su cumbre. Puede utilizar un denso bosque, o un prado con setos. Usted puede ver su laberinto como un antiguo lugar sagrado hecho de piedras.

Cada ubicación de su laberinto proporcionará un carácter ritual muy propio para enriquecer su actual espiritualidad.


Construir una encrucijada. Usos

Una encrucijada se convirtió en un patio de juegos populares durante la segunda mitad del siglo XVI pasado, pero su concepto es uno de los significados espirituales más profundo. Mientras el laberinto representa el viaje espiritual dentro y fuera de la vida, y entrada y salida de nuestros ciclos de regeneración, la encrucijada representa los obstáculos que impiden nuestro progreso espiritual.

En muchos sentidos, la encrucijada imita el viaje del héroe clásico, con sus pruebas, aliados, enemigos, los enfrentamientos, los juicios, y las recompensas. Estos se pueden mejorar mediante la experiencia con un grupo grande, o al pisar el laberinto como un viaje hacia mundo interior.

[…]

Una buena encrucijada no puede ser hecha con piedras. Es demasiado confuso como para asegurarse donde un camino se vuelve un callejón sin salida o en el que dos caminos no se unen. Una pequeña valla, setos, o cualquier cosa que usted puede encontrar que sobresalga por encima del suelo por lo menos unos 30 cm de altura y hace una pared sólida es lo mejor.

Al igual que el laberinto, el centro de la encrucijada es lo real de lo divino. En términos de Joseph Campbell y otros que han estudiado los mitos del mundo, lo llamaría el lugar de la prueba suprema o la cueva más profunda.

Una de las ventajas de tener un gran grupo para ayudarlo a usted o para realizar esta experiencia en un estado meditativo es teniendo seres divinos y semi-divinos por los caminos, los falsos y los verdaderos. Si está en un grupo, algunos miembros pueden asumir estas funciones, mientras que los otros viajan a través de la encrucijada.

En el estado meditativo estos seres de otro mundo pueden estar ahí sólo para usted. Ellos le pueden ofrecer ayuda, responder preguntas, o para darle fichas o talismanes que las necesite más tarde. También le pueden dar información falsa y tratar de frustrar su viaje hacia el centro.

Hay numerosos arquetipos divinos y semi-divinos para ser encontrados durante su propio viaje del héroe hacia el centro:

Formador   -   Tramposo   -   Mago   -   Alimentador   -   Sacerdote   -   La hada   -   Animal espiritual   -   Ancestro espíritual   -   Aliado   -   Energizador   -   Medidor   -   Enemigo   -   Polaridad   -   Sombra   -   Maestro  -   Defensor   -   Iniciador   -   Guerrero   -   Cazador   -   Desafiador   -   Tutor   -   Libertador   -   Dador   -   Hilandero   -   Oráculo   -   Tejedor   -   Conservador   -   Poder transformador   -   Catalizador   -   El silencio   -   El tirano   -   Reina / Rey   -   El gran temor   -   Pionero    -   Ermitaño   -   Destructor   -   Los padres   -   Niño   -   Espíritu de la Tierra

Cada uno de estos, o varios de ellos, puede bloquear o ayudar durante su viaje. Usted tiene como tarea descubrir cuál es cuál, encontrar la cueva más profunda, aumentar los conocimientos que se deben alcanzar allí, y volver a su propio mundo, donde ese conocimiento se pone a trabajar para usted de modo que se puede transformar en sabiduría.



---------------------------


Traducción: Mebahiah

(1) Nota de traducción: Debido a que en el texto en inglés el autor se vale de los términos Labyrinth y Maze para diferenciar ambas estructuras que en español poseen el mismo significado de “laberinto”, he optado por utilizar el término “encrucijada” –que es sinónimo de laberinto- ya que se adecua a la descripción del segundo tipo, y además, me parece que sería de fácil asociación.

Pero para ampliar el conocimiento, aquí les dejo una explicación Wikipedia acerca de los tipos de laberintos:
Los laberintos se clasifican básicamente en dos grandes grupos "según la relación que existe con el centro y la salida del mismo". El primer grupo de estos laberintos es el laberinto clásico o laberinto univiario: El cual nos hace recorrer, al ingresar en él, todo el espacio para llegar al centro mediante una única vía, camino o sendero, es decir, no nos ofrece la posibilidad de tomar caminos alternativos, no hay bifurcaciones, donde hay una sola puerta de salida, que es la misma por la que se entra al laberinto. Por el hecho de tener un solo camino o sendero el cual seguir a medida que avanzamos dentro de él, no nos podemos perder en su interior.
El segundo grupo de laberintos son los laberintos de mazes (perdederos, laberinto de caminos alternativos) en donde al recorrer el interior del laberinto, seguiremos un camino correcto o uno incorrecto que nos llevará o no a la salida del mismo. Los mazes se comenzaron a utilizar en los jardines de setos en la Inglaterra del siglo XII, ya que eran el lugar propicio para una cita amorosa; luego de allí se extendieron progresivamente por toda Europa, especialmente en Francia e Italia. (Fuente: Wikipedia)

(2) El término labrys designa a un hacha de doble filo, conocida entre los antiguos griegos con el nombre de pelekys o sagaris, y entre los romanos como bipennis. (Ver imagen)
Este no es el primer uso del que se tiene constancia, pues ya en los períodos del paleolítico y del neolítico se hallan representaciones de esta hacha, a menudo asociadas al culto a la Gran Diosa y a divinidades telúricas similares que pertenecían a las culturas más primitivas. El simbolismo de la labrys tiene su continuidad en la religión, la mitología y el arte de las civilizaciones minoica, tracia, griega y bizantina, que se remontan a más de tres mil años. (Fuente: Wikipedia)